¿Cómo fue que me dejé engordar?

En principio ¿Cómo fue que me dejé engordar?

Bueno, puede ser que no crean lo que les voy a decir, pero la razón por la que engordaron no fue una alimentación deficiente, o la falta de ejercicio, o sus genes, o su complexión.

Para empezar, ustedes sabían que estaban subiendo de peso. Sabían que era malo para su salud. Y a pesar de todo siguieron comiendo. ¿Por qué?

Lo que los hizo subir de peso fue el Síndrome de Abandono; el miedo; las experiencias dolorosas; la falta de amor, protección y auto-valorización … Todo esto ocasionó impulsos inconscientes que se manifestaron en hábitos de alimentación deficientes y poco saludables.

Las experiencias dolorosas se deben ir. Su propósito es enseñarnos diferentes lecciones a lo largo de nuestras vidas y después desaparecer. Sin embargo, nuestro sistema de drenaje emocional no siempre trabaja como necesitamos que trabaje. Entonces, inconscientemente, tratamos de disolver todos esos sentimientos y pensamientos dolorosos a través de nuestro sistema digestivo. Ya que no podemos procesar la tristeza, la rabia, la frustración, la inseguridad, la baja auto-estima, la desvalorización, el miedo, … inconscientemente, tratamos de comérnoslos y tragarlos.

El sobrepeso se desvanecerá de “manera mágica” en el momento en el que nuestro Niño Interior se dé cuenta que todos esos sentimientos pertenecen al pasado, que ya son historia y que ese pequeño niño ahora está a salvo. Entonces, ese pequeño niño herido dejará de crecer como grasa corporal.

En el preciso momento en que el adulto empiece a reconocer, proteger, amar y cuidar de ese pequeño y vulnerable niño, en ese momento la grasa y el peso “mágicamente” empezarán a desaparecer.

La grasa es la expresión física de ese “escudo protector” que han construído para asegurar que no los lastimen, a pesar de que ese “escudo” ha causado más dolor y problemas en su vida.

Este es mi propuesta:
Denle a su Niño Interior paz y libertad emocional destruyendo ese escudo de grasa. El nombre de ese escudo es: vergüenza, rabia, miedo, resentimiento, injusticia, desprotección, separación, abandono, cansancio, distress, complejo de inferioridad, inseguridad, baja auto-estima, angustia, desvalorización, … En pocas palabras: ¡ausencia de amor a ustedes mismos!

La grasa ha penetrado su mente consciente antes de que se acumulara dentro de su cuerpo. El sobrepeso abandonará su cuerpo en cuanto el peso de esos sentimientos y pensamientos dolorosos desaparezca de su mente. ¡Así nada más!

El libro Yo soy Amor … Yo soy Éxito habla del Niño Interior y explica cómo amarse a ustedes mismos para que todos esos sentimientos dolorosos desaparezcan y en consecuencia bajen de peso.

¡Yo soy Amor … Yo soy Éxito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s